Antropometría y Bioimpedancia

ESCRITO POR Mario Ortega 03/08/2017 0 COMENTAR

 

La importancia de saber utilizar algún método de forma correcto.

Desde que se está en la carrera de Nutrición, debería ser fundamental aprender a reconocer las diferentes técnicas de valoración.  Si bien podríamos encontrar métodos directos, indirectos y doblemente indirectos. Nos enfocaremos en los más accesibles: antropometría y bioimpedancia. Debido a que son los métodos con los cuales los estudiantes en su mayoría y profesionales pueden costear.

 

Debería ser fundamental en la carrera que se les enseñe la función de cada uno de estos métodos a fondo y no solo verlo de “paso” o por obligación de cubrir materias, sabiendo que estas son dos prácticas muy comunes a la hora de realizar una consulta, su aprendizaje debería ser primordial desde saber utilizar las herramientas, ubicar los puntos óseos como el marcaje adecuado de pliegues, las fórmulas a utilizar, esto mediante el método de antropometría. Por otro lado, conocer el protocolo adecuado al utilizar algún tipo de aparato por bioimpedancia, esto debido a que podemos encontrar diversos modelos, como funciones propias y los costos no se diga, no será lo mismo un aparato de $1,500 pesos a un aparato diseñado con un perfil profesionalmente que oscile cerca de los $130 mil pesos por mencionar un precio de marcas de renombre.

 

Ambos criterios son utilizados para saber la composición corporal la cual es definida por la combinación de componentes, químicos o estructurales, que forman la totalidad del organismo humano. Químicamente se considera representada en términos como agua, lípidos, proteínas y minerales; estructuralmente se asocia a tejidos, masas y órganos1.

 

Tanto antropometría como la bioimpedancia, son métodos doblemente indirectos, debido a que son evaluaciones de variables para saber el contenido en kilogramos o porcentajes, de cada una de las masas que conforman el peso total.

 

Para darnos una idea de la importancia que tienen estos métodos, deberíamos indagar en sus orígenes, pero a grandes rasgos:

La antropometría se tienen registros desde el siglo I a.C., Vitruvio, que vivió en Roma, se interesó por las proporciones del cuerpo y sus implicaciones metrológicas. En la Edad Media, Dionisio, monje de Phourna Agrapha, describió el cuerpo humano como “de altura, nueve cabezas”. Cennino Cennini, italiano del siglo XV, describió la altura del hombre como igual a su anchura con los brazos extendidos. En el Renacimiento, Leonardo Da Vinci concibió su famoso dibujo de figura humana, basada en el hombre de Vitruvio. En el siglo XVIII, se remonta los orígenes de la antropometría física. Linneo, Buffon y White fueron los primeros en desarrollar una antropometría racial comparativa. JohnGibson y J. Bonomi, a mediados del siglo XIX, se encargaron de recomponer la figura de Vitruvio. El precursor en los trabajos antropométricos, fue el matemático belga Quetlet, que en 1870 publicó su Anthropometrie y a quien se le reconoce no sólo el descubrimiento y estructuración de esta ciencia, sino que también se le atribuye la citada denominación2.

 

Por su parte la bioimpedancia es una técnica utilizada para medir la composición corporal, basada en la capacidad que tiene el organismo para conducir una corriente eléctrica. La impedancia es la oposición de un conductor al flujo de una corriente alterna y la medida de la misma está compuesta por dos vectores, resistencia y reactancia3.  Estos parámetros físicos dependen del contenido en agua y de la conducción iónica en el organismo. Son definidos de la siguiente forma: Resistencia (R), es la oposición del tejido al pase de la corriente (físicamente, la oposición de un conductor al paso de la corriente alterna) y Reactancia (Xc), es el otro efecto negativo sobre la conducción eléctrica y está descrito por el comportamiento como condensador de la membrana celular y depende de la frecuencia de la señal.  Fueron Nyober y colaboradores (1943) quienes demostraron que los volúmenes biológicos se podían relacionar con la Impedancia (Z). Matemáticamente la Impedancia se expresa como: Z=(R2 +Xc2)2. Donde Z= Impedancia; R= resistencia; Xc= reactancia. Nyboer en 1940 inicia estudios BIA, por su parte Thomassett en 1962 emplea analizadores bipolares, Hoffer et al 1969 relación “Estatura / Z” con TBW.

 

Como todos los métodos indirectos de estimación de la composición corporal, la bioimpedancia depende de algunas premisas relativas a las propiedades eléctricas del cuerpo4, de su composición y estado de maduración, su nivel de hidratación5,6, la edad, el sexo, la raza y la condición física4-6.

 

La bioimpedancia es una técnica simple, rápida y no invasiva que permite la estimación del agua corporal total y por asunciones basadas en las constantes de hidratación de los tejidos, se obtiene la masa libre de grasa y por derivación, la masa grasa, mediante la simple ecuación basada en dos componentes (MLG kg = peso total kg - MG kg).

 

Por su parte la antropometría es una técnica un poco más “complicada” debido a que se tiene que ubicar correctamente pliegues, puntos óseos, como ya se ha hecho mención, así como saber interpretar que formulas se utilizaran en el momento de tomar los datos, ya que cada formula da un resultado distinto, además al ser un método “invasivo” ya que el antropometrista tendrá que detectar puntos óseos y tomar los pliegues cutáneos, como circunferencias. Es aquí cuando surge un “problema” dado a que no todos aceptan realizarse mediciones antropométricas ya sea por pudor, miedo o desconfianza y agregar que esto se da en ambos sexos y no es exclusivo de alguno en especial.

 

Hay quienes consideran la antropometria como la mejor opción para conocer la composición corporal; pero debemos tener en cuenta que las personas pueden sentirse incomodas con el método a pesar de ser más “exacto” que la bioimpedancia, de esta forma recordemos que no es tan factible utilizar el método de antropometría con personas con obesidad considerable.

 

La ventaja tal vez de la bioimpedancia es su facilidad de usarse, pero con sus puntos en contra tales como no ser apta para personas con marcapasos, en el caso de las mujeres el resultado puede variar si se encuentran en su ciclo menstrual, de esto surgen las instrucciones de cómo utilizarse, por ejemplo:

  • La persona a evaluar no debe ingerir líquidos ni alimentos en un período de 4 horas antes del análisis.
  • No haber realizado ejercicios físicos las 12 horas previas al análisis.
  • No haber ingerido alcohol 48 horas antes del análisis.
  • No estar en tratamiento farmacológico con diuréticos, en el momento de la evaluación.
  • No se realizar análisis de impedancia bioeléctrica durante procesos febriles.
  • La temperatura de la sala debe mantenerse por debajo de los 35º C.
  • Se deben de retirar del sujeto a evaluar, todos los objetos metálicos (relojes, pulseras, joyas, etc.).        

 

En cambio, la antropometría para realizarse nos sugiere lo siguiente:

  • El lugar para realizar las mediciones debe contar con privacidad y ser amplio.
  • Contar con un colaborador para llevar las anotaciones de esta forma se ahorrara tiempo y también funja como observador de que todo se haga correctamente.
  • Realizar las medidas en ayuno.
  • Vestir ropa ligera, por lo general hombres en short, mujeres top deportivo y short.
  • No portar zapatos o calcetines.
  • Realizar mediciones de lado derecho.

 

Solo por mencionar algunas, aquí es cuando surge el criterio del profesional o del estudiante al elegir que prefiere utilizar para evaluar a una persona, que tanto conocimiento debe tener para poder en su momento elegir la evaluación que más se adapte a la persona, si bien ambos métodos tienen sus pros y sus contras, la decisión final es del profesional de cual método utilizar. Solo debe hacerse de la manera más profesional como interpretar de una forma adecuada los resultados como llevar un procedimiento correcto en la evaluación.

Como opinión personal, un profesional que sepa manejar ambos métodos y saber utilizarlos adecuadamente es lo más recomendable, no podemos decir que un método es mejor que el otro o que no funciona alguno de ellos, ambos métodos se complementan y lo ideal sería contar con un buen equipo de antropometría como un buen equipo de bioimpedancia. No podemos estar cerrados a un solo método, si cada día la tecnología está evolucionando.

 

Fuentes: 

  1. curso taller de antropometría G-se.
  2. historia de la antropometría (https://es.scribd.com/doc/86999231/Historia-de-La-Antropometria)
  3. Chumlea & Guo, 1994
  4. Hoffer E,Meador C,Simpson D. Correlation of whole-body impedance with total body water volume.
  5. Nyboer E. Electrorheometric properties of tissues and fluids.
  6. Thomasset A. Bioelectrical properties of tissue impedance measurements.

DEJA UN COMENTARIO