Megarexia: el otro lado de la báscula

ESCRITO POR Elizabeth Hernández 02/02/2017 1 COMENTAR

 

La Megarexia es un trastorno alimenticio que aún está en estudio y es prácticamente nuevo, muchos lo identifican como lo contrario a la anorexia, fue descubierto y estudiado por  el Dr. Jaime Brugos y mencionado en su libro “Isodieta” ampliado en el 2009.

 

Es un trastorno de la imagen corporal, el cual es caracterizado por un desorden en el comportamiento alimentario en el que una persona  que padece obesidad no admite, ni observa su estado actual, lo que da como resultado una distorsión de la realidad y la imagen que el  individuo percibe de sí mismo de origen psicológico así como un aumento de peso  y una  mala nutrición.

 

Debido a la distorsión de su esquema corporal la persona no percibe la obesidad al verse al espejo, al contrario se ven como personas, sanas y delgadas,  consideran su exceso de peso  como sinónimo de salud y vitalidad, por lo que consumen grandes cantidades de alimentos, el 90% de los alimentos que consumen son hipercalóricos, ricos en azúcares simples, grasas saturadas, almidones y aditivos alimentarios, no tienen intensión de llevar una mejor alimentación, no realizan actividad física y afirman ser felices como son, se niegan a recibir atención médica, psicológica y nutricional.

                

Presentan cansancio crónico debido a la anemia y falta de macro y micronutrientes (causada por la mala nutrición) creen poder resolver su cansancio comiendo de nuevo comida hipercalórica o calorías vacías, transformándose en un círculo vicioso que los puede llevar a la muerte prematura por infarto al miocardio, derrame cerebral, diabetes mellitus, hipertensión arterial, síndrome metabólico o muerte súbita.

 

Las personas con este trastorno se vuelven hostiles, intransigentes, conflictivas y hasta mal educadas, manifiestan un odio hacia el mundo e incluso hacia ellas mismas.

 

Para combatir este padecimiento es necesario que el paciente comience a ver su situación real, hacerle entender que padece un trastorno alimenticio y psicológico, para esto es necesario un apoyo nutricional, psicológico y médico.

 

Con un cambio de hábitos saludables como son una buena alimentación y actividad física, así como apoyo psicológico, estas personas podrán lograr un cambio físico y un equilibrio emocional. 

 

No se trata de comer menos o de mas, si no de saber comer y convertirlo en un estilo de vida.

1 COMENTAR

María:
22/06/2017, 09:37:20 PM
RESPONDER

Es lamentable pero no hay gordos felices.

DEJA UN COMENTARIO