¿Cómo saber que necesito ir con un nutriólogo?

ESCRITO POR Tadeo Vázquez 30/03/2017 0 COMENTAR

 

Yo soy de los que piensa que ir con un nutriólogo no es siempre necesario, pues cuando no los había, no existía tanto sobrepeso y obesidad y por lo tanto menor prevalencia de diabetes así como de enfermedades crónico-degenerativas.

 

A raíz de la creación de tantos productos industrializados que modificaron nuestra manera de comer y tanta tecnología que modificó la actividad física, es como se empieza a volver el sobrepeso un problema y es aquí donde está la labor de los nutriólogos.

 

Existen varias situaciones que, en mi opinión, son determinantes para asistir con un especialista en nutrición, sin dejar de lado que en la mayoría de casos se necesita  ayuda integral como la intervención de médicos, psicólogos, cultores físicos, etc...

 

Si te identificas con alguno de los siguientes casos, te recomiendo que acudas con un profesional para que te ayude a obtener tu objetivo acorde a tus necesidades o que te oriente sobre cuál puede ser tu meta:

 

CASO 1: de repente te nace el amor por cuidarte y quieres perder unos kilogramos de más, empiezas a hacer actividad física (por tu cuenta), asistes a un gimnasio o a un grupo de recreación y promoción de la actividad física, sin embargo, tus conocimiento sobre cómo alimentarte son nulos y tienes la creencia de que si empiezas a hacer ejercicio hay que dejar las tortillas, el refresco y el pan, y  ya con eso será suficiente para lograr tu objetivo. Lo que necesitas es un nutriólogo con conocimientos en deporte, un nutriólogo deportivo.

 

CASO 2: también involucra la parte de la actividad física, pero esta vez tu objetivo no es sólo mejorar alimentación ni reducir tallas sino lo contrario, quieres aumentar de peso pero de músculo y tienes la creencia de que tienes que comer atún todos los días o comer demasiados hidratos de carbono como si no hubiera un mañana. Lo que necesitas es un nutriólogo deportivo.

 

CASO 3: has acudido con un médico y te ha pedido que te realices algunos estudios de laboratorio y en los resultados tienes alguna alteración en cualquiera de los biomarcadores ya sea glucosa, creatinina, colesterol, triglicéridos o algún otro. Lo que necesitas es un nutriólogo clínico, quien posiblemente te derive con algún nutriólogo especialista en determinada área.

 

CASO 4: ya te has enfadado de comer carne o quieres optar por una opción donde no involucre animales y tienes la creencia que sólo es dejar de comer alimentos de origen animal, aquí sí es  prudente asistir con un nutriólogo que de preferencia esté actualizado en el tema, ya que cuando se va a hacer esta transición existe ciertos riesgos hacia tu salud.

 

CASO 5: tienes la intención de embarazarte o ya estás embarazada pero no sabes qué comer durante el embarazo o qué comer antes de concebir. Estos  estados fisiológicos del organismo son etapas fundamentales en las que con mayor razón tienes obligación de comer de manera adecuada, ya que es una etapa determinante para el desarrollo óptimo del feto. Necesitas asistir con un nutriólogo especialista en embarazo.

 

Son algunos casos determinantes para asistir con un nutriólogo. Existen muchos casos más: orientación en suplementos, mantenerte en tu peso saludable, algunas manchas en la piel (deficiencias de vitaminas); o hasta situaciones más complicadas: cáncer o enfermedades autoinmunes.

 

Definitivo, todos los nutriólogos debemos tener conocimiento en todas las áreas, sin embargo cada quien tiene un área en la que se especializa o se defiende más, si tu nutriólogo te dice que no puede atenderte y que mejor te va a derivar, entiendo esto como un gesto de ética ya que no puede poner en riesgo tu salud.

 

Cabe aclarar que la función de un nutriólogo no sólo es la consulta, sin embargo este blog fue dedicado a los que sí las dan, existen muchas más funciones en un nutriólogo que posteriormente serán descritas.

 

¿Qué otros casos agregarías tú? Deja tu respuesta en los comentarios.

DEJA UN COMENTARIO