Nutrición en el adulto mayor

ESCRITO POR Airam García 06/10/2016 0 COMENTAR

 

 

Hoy vamos a abordar un tema cotidiano y muy importante para el desempeño del Nutriólogo: la nutrición en el adulto mayor.

Según la OMS, se consideran adultos mayores aquellos pacientes mayores de 60 años.

 

Durante el envejecimiento vamos a encontrar diversos factores biológicos, psicológicos y sociales que afectan la alimentación y nutrición: la disminución de la agudeza visual, auditiva, olfatoria y gustativa, esta última a su vez, repercute en el placer de la alimentación. 

 

No menos importantes, hay que mencionar los factores psicológicos que se presentan debido a la disminución de capacidades: la discriminación, la soledad y la falta de adaptación ocasionan en los adultos mayores un estado de depresión y con ello la falta de apetito. 

 

¿Cómo evaluamos el estado de nutrición del adulto mayor?

 

Existe una evaluación conocida internacionalmente cómo Mini Nutritional Assessment (MNA), incluye mediciones antropométricas simples y preguntas sencillas sobre alimentación, salud y nutrición.

 

En cuanto al requerimiento energético, debido a los cambios corporales y disminución de actividad física, los requerimientos del adulto son menores.

 

El consumo de proteína es importante ya que es necesario reponer tejidos, la ingesta diaria recomendada para la población mexicana de más de 61 años es de 1.0/kg/día (Bourges et.al, 2008) el cual varía de acuerdo a su estado de salud. 

 

El consumo de hidratos de carbono debe cubrir del 55-70% de la energía total (Perez-Lizaur, 2011).

 

Es muy importante integrar de 20-30 g/día de fibra para el tratamiento del estreñimiento, control de glicemia y reducción de los niveles de colesterol.

 

Generalmente en adultos mayores se presenta deficiencias de vitaminas: tiamina, riboflavina, piridoxina, cobalamina, ácido fólico, D, E y C; así como nutrimentos inorgánicos: Calcio, Hierro, Zinc.

 

También es importante cuidar el consumo adecuado de líquidos, la recomendación es de 30 a 35 mL/kg/día o 1.0 a 1.5 mL/Kcal o un mínimo de 1500 mL al día (Pérez-Lizaur, 2011).

 

Espero que este breve resumen te sea útil, no olvides consultar más en artículos y libros actualizados.

 

Fuente: Téllez Villagómez, María Elena, 2014, "Nutrición Clínica"  consultada: Nutrición Clinica, Editorial El Manual Moderno

 

DEJA UN COMENTARIO